BRUXISMO

BRUXISMO

Volver



¿QUÉ ES EL BRUXISMO?

Se considera que el bruxismo es un movimiento oral parafuncional liberador de tensión emocional (de ahí la importancia del estrés), con apretamiento o rechinamiento dentario fuera de los movimientos fisiológicos masticatorios o de deglución.

En cuanto a la etiopatogenia, el bruxismo es considerado una condición multifactorial de variables anatómicas, fisiológicas y psicológicas. Las raíces del problema se pueden sintetizar en los siguientes puntos:

  • Estrés (se considera el factor desencadenante más importante).

  • Genética y personalidad.

  • Alteraciones del sistema nervioso central (SNC).

  • Trastornos del sueño.

  • Oclusión inadecuada.

  • ¿CÓMO RECONOCER EL BRUXISMO?

    Criterios presuntivos (revelados por el paciente o familiar):

  • Dolor, tensión o rigidez muscular masticatoria por la tarde o al despertar por la mañana (dolor de oído, cabeza y cuello).

  • Autoconocimiento de rechinado o apretamiento dental.

  • Rechinado dental nocturno confirmado por un familiar.

  • Criterios de confirmación (objetivables):

  • Ansiedad, estrés y tensión.

  • Hipertrofia maseterina/temporal.

  • Sensibilidad muscular aumentada a la exploración manual.

  • Facetas de desgaste dentarias que ocasionan sensibilidad a las cosas calientes, frías y dulces.

  • Insomnio.

  • ¿CÓMO TRATAR EL BRUXISMO?

    Se usan férulas de descarga para evitar el bruxismo durante el sueño y de este modo prevenir los daños que este trastorno puede ocasionar en los dientes y los problemas de la articulación temporomandibular. La férula de descarga es una buena solución ya que aunque no soluciona el problema de raíz sí tiene buenos resultados en el alivio de los síntomas como pueden ser el dolor mandibular y de cabeza.

    Además de esto y puesto que el mayor objetivo del tratamiento es la eliminación del dolor también podemos recurrir a estos consejos:

  • Ejercicios de relajación y estiramientos de la musculatura mandibular.

  • Aplicación de calor en la zona donde se produce el dolor.

  • Evitar comer alimentos duros y dulces (no masticar chicle).

  • Beber mucha agua.

  • Masajear las zonas donde se produce el dolor.

  • Dormir bien.