ATM

Volver



¿QUÉ ES LA ATM?

La ATM es la Articulación Temporomandibular que se encuentra entre el hueso temporal y la mandíbula. Esta articulación está formada por un conjunto de estructuras anatómicas y grupos musculares que permiten que la mandíbula realice los movimientos necesarios para la alimentación y el habla. Estos movimientos son: apertura, cierre, profusión, retrusión y lateralidad.

PREVALENCIA E IMPORTANCIA DE LAS ALTERACIONES DE LA ATM

Se calcula que entre un 40-75% de la población presenta o ha presentado algún signo de disfunción de la ATM. Encuestas realizadas dan una presencia de ruidos en la ATM en un 50% de la población. No obstante, la mayoría no consultan o buscan atención médica porque los signos o síntomas no les afectan la calidad de vida diaria.

Los que buscan asistencia presentan como síntoma principal el dolor orofacial. De hecho el origen principal del dolor orofacial es la presencia de una disfunción de la ATM.

Como factores de riesgo encontramos el apretamiento o rechinamiento dentario, las prótesis que no encajan bien, el estrés y la artritis.

CLASIFICACIÓN DE LOS PROBLEMAS DE LA ATM

Existen múltiples clasificaciones de la patología de la ATM. Teniendo en cuenta las múltiples clasificaciones existentes y basándonos en criterios prácticos, los problemas temporomandibulares los podemos clasificar en:

  1. Desórdenes musculares o miopatías temporomandibulares: los cuadros más frecuentes son el síndrome miofascial y el bruxismo.

  2. Desórdenes articulares o artropatías temporomandibulares: son los cuadros intrínsecos de la propia ATM (luxaciones, desplazamientos discales, bloqueos, etc.).

Este tipo de alteraciones pueden producir dolor, inflamación, limitación de la movilidad articular y desequilibrio muscular.

¿QUÉ ENTENDEMOS POR PATOLOGÍA DE LA ATM?

Se entiende como patología de la ATM aquellas entidades nosológicas orgánicas o funcionales que afectan al sistema de relación craneomandibular. Engloban un gran número de trastornos, no sólo de origen traumático, neoplásico, autoinmunitario, infeccioso sino también los derivados de las alteraciones disfuncionales de su estructura interna tanto muscular como articular.

De todos ellos, el más frecuente es el llamado «síndrome de disfunción temporomandibular», en el que se produce una anormal relación entre el disco articular respecto del cóndilo, la fosa y la eminencia de la ATM.

Existen otras patologías también muy frecuentes, como el bruxismo y el síndrome miofascial, que aunque no se pueden considerar como patologías propias de la ATM, sí pueden derivar en ella y presentan como factores asociados el estrés y espasmo muscular.

¿QUÉ CAUSA LAS ALTERACIONES DE LA ATM?

Hay multitud de factores que pueden causar una alteración más o menos grave de la ATM, siendo la mujer la más afectada por problemas derivados de la ATM. Entre las causas podemos destacar:

  • Lesión previa de mandíbula o de la articulación temporomandibular.

  • Mala oclusión ( el maxilar superior y el inferior no están en armonía).

  • Desgaste del disco o del cartílago de la articulación.

  • Estrés y ansiedad.

  • Bruxismo (tendencia a apretar y rechinar los dientes, generalmente por la noche).

  • Enfermedades como la artritis reumatoide.

  • ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

  • Dolor en la cara, mandíbula o cuello.

  • Dolor en, alrededor o delante de la oreja.

  • Dolor en ambos lados de la cabeza o en un lado de la cabeza que se activa al apretar los dientes.

  • Dolor en los músculos y/o articulación.

  • Movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula.

  • Rigidez en los músculos de la mandíbula.

  • Dificultad o molestias al masticar.

  • Un cambio en la forma en la que los dientes encajan.

  • Espasmos musculares alrededor de la mandíbula.

  • Ruidos o clics articulares.

  • ¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA ATM EN LA CLÍNICA DENTAL?

    El tratamiento de la ATM por parte del odontólogo requiere de diversas revisiones y pruebas diagnósticas ( radiografías, TAC, toma de medidas de ambos maxilares, etc) que sólo a través de un estudio exhaustivo permitirá establecer una serie de pautas y tratamientos para el paciente; Entre ellos destacamos la férula de descarga (protector bucal superior o inferior) como una medida de ayuda para esta patología oral.